Terapia breve estratégica

Terapia breve estratégica

La terapia breve estratégica (TBE) es un tipo de terapia que, a diferencia de las terapias humanistas, dirigidas hacia el proceso de autoconocimiento y profundización de la persona, está enfocada hacia la solución del problema del cliente. Es decir, el enfoque estratégico prevé que en relativamente pocas sesiones el cliente pueda realizar un cambio en su dolencia. Esto no significa que al realizar este tipo de terapia la persona no cuestione o valore las estructuras más profundas de sí mismo, sino que el enfoque terapéutico irá exclusivamente focalizado hacia la solución de su problema.

Este tipo de terapia está indicado en personas que padecen fobias, miedos, transtornos sexuales, etc., donde lo sintomático está muy presente, pues en pocas sesiones la persona puede hacer cambios importantes en su vida.

Las intervenciones estratégicas consisten en pautas y técnicas muy cercanas a la psicoterapia cognitivo-conductual, que promueve el cambio de creencia y el atreverse a realizar movimientos que promueven el cambio efectivo de la persona.

Suelo aconsejar este tipo de terapia a personas que vienen a terapia en situación de crisis personal, como entrada para poder buscar la funcionalidad de la persona. Posteriormente, una vez la persona se encuentra en una situación más normalizada, se puede introducir la terapia gestáltica para buscar las causas profundas del sentimiento de sufrimiento en la persona.