Terapia Gestalt

Terapia Gestalt

La terapia Gestalt pertenece a las llamadas terapias humanistas, es decir la posición con el cliente no corresponde a la típica relación psico-analítica ya que el terapeuta interviene en la relación que se va dando con el paciente dando feedbacks o planteando juegos o experimentos sobre lo que el cliente manifiesta. Es decir, fomenta lo relacional o cómo poco a poco cliente y terapeuta favorecen hacia el crecimiento y el desbloqueo emocional de la persona desde la relación interpersonal.

Es HUMANISTA, porque promueve la integración humana de la persona. Es decir, ante todo la persona, el cliente, es un ser humano y debe ser tratado como tal, con sus resistencias, sus dificultades y sus limitaciones. Los terapeutas buscaremos la integración de ésta como un todo atendiendo a una visión integradora y holística, es decir, mente-cuerpo-emoción. A diferencia de otro tipo de psicoterapias, que ven al cliente como un enfermo, o incluso como un robot, que debe ser tratado según un protocolo u otro.

La terapia Gestalt es para mí, como admirador que soy de ella por lo mucho que me ayudó, una terapia de crecimiento interior, de autoconocimiento, en la que el terapeuta participa como testigo directo del propio proceso de la persona, ayudándola pero sin juzgar lo que a ésta le pasa o le ocurre.

Terapia Gestalt | Bigestalt

Desde la visión gestáltica que incluso como su creador Fritz Perls definía es más que una simple terapia ya que incluso la consideró como una filosofía de vida en donde se basa en tres pilares donde se sostiene que son:

PRESENCIA, CONSCIENCIA Y RESPONSABILIDAD

A diferencia de otro tipo de terapias donde se fomenta el conductismo en el paciente, es decir, en fomentar a través de conductas el cambio en el paciente de una manera cognitiva u otras como el psicoanálisis dónde se prima entender lo que pasó durante la infancia del cliente, la terapía Gestalt se basa en lo fenomenológico, es decir que está ocurriendo en el AQUÍ Y EN EL AHORA de la vida de la persona, más allá de lo que sucedió o lo que sucederá.

Los ejercicios, experimentos y juegos que planteamos desde la terapia Gestalt favorecen el DARSE CUENTA gestáltico; es decir, que la persona, por sus propios medios, vaya dándose cuenta de lo que le ocurre, de lo que siente o de lo que le emociona, y de este modo vaya ampliando su mapa. Ya que, como decimos en Gestalt, «el mapa no es el territorio».

De este modo, y fomentando el propio AUTO-APOYO del cliente, animaremos a éste para que pueda, con sus propios recursos y herramientas, fomentar los elementos favorecedores del cambio, y así ir afrontando sus propios asuntos inconclusos (Gestalts inconclusas) logrando de esta manera poder llegar, en definitiva, a:

  • Ser más feliz
  • Ser más responsable de su vida
  • Ser más consciente de su manera de ser
  • Ser consciente de cómo su carácter interfiere en sus relaciones con los demás.
  • Poder estar mejor en el mundo.
  • Poder conocer mejor sus emociones y aprender a gestionarlas.